miércoles, 31 de agosto de 2011

Segundo cuento de espistemología-ficción.


Franc repasaba la secuencia, justo cuando la Dra. Athens entró. 

-Hemos detectado una señal compleja.

-¡¿Cómo?! ¿Estás seguro?

-Sí, pero proviene de una nebulosa. Es extraño. 

-¿Tiene algún ritmo?

-Son diversas secuencias, todas con transformaciones matemáticas, números primos, la secuencia de Fibonacci y otras que no hemos identificado. 

-Y de una nebulosa... sí, es muy extraño.

La Dra. Athens se quedo pensativa e inició una conversación consigo misma. ¿Sería posible una vida gaseosa? La pregunta le pareció tonta, pero ahí en la intimidad de su mente, jugueteó con la idea (quizás aquí podría ser interesante copiar el recurso del “flujo de conciencia” de Joyce, pero por claridad me abstendré). 

Después de todo, en su teoría de sistemas, Boulding, establece una taxonomía y en el nivel cuarto, el de las estructuras automantenidas, podríamos incluir a un río o una llama que mantienen su estructura estando abiertos al medio.

Claro si no fuera por el concepto de reproducción que establece unaseparación entre lo vivo y lo no vivo.


Lo vivo... mmmh... Oparin, ya en 1936, comparaba a los coacervados, que se pueden preparar con gelatina y goma arábiga, con las paredes celulares. Realmente, la propia estructura de los ácidos grasos, con una parte lipófíla y otra hidrófila, pueden formar una esfera en un medio acuoso, con sus cabezas hacia el exterior y formando un medio graso aislado en el interior. 

Y en 1985, recibieron un prestigioso premio científico, unos investigadores por el descubrimiento del fullereno, que vienen a ser unas esferas de átomos de carbono, que precisamente hace un siglo que fueron encontradas en la nebulosa NGC 2440. 

Un momento... respecto al nivel cuatro de los sistemas. El fuego, es una reacción en cadena, que se reproduce. ¿no podría encajar con la descripción del ser vivo? De hecho me resulta fascinante contemplar una llama. Más que contemplar a las hormigas, o escuchar las discusiones familiares, realmente dudo de que aquella tertuliana televisiva sea una forma de vida, si es... ¡concéntrate Athens!

Realmente hay moléculas gaseosas complejas, como los hidrocarburos saturados, que hasta los cuatro carbonos es gaseoso (butano) u otras muy pesadas como el hexafluoruro de uranio. 

Además, ya hace tiempo que se encontró que fuera de nuestro planeta se formaban agregados de moléculas gaseosas complejas por medio de iones. 

No es estúpido pensar en formas de vida diferentes a las conocidas. Realmente desde el revuelo aquel del fósforo y el arsénico, que obligo a replantearse la química de la vida, una piensa que realmente lo que es posible, es posible.

De repente un: “¿Dra. Athens, qué piensa?” , La sacó de su reflexivo ensimismamiento. 

-Oh, bien... creo que tal vez, sería posible alguna forma de vida gaseosa, quizás como una especie de fuego.

-¿Una forma de vida gaseosa como un fuego? Sí, bueno... una danza de moléculas e iones con cambios rápidos... pero eso es absurdo.

-Que más que aislarse del medio por una membrana crea un medio diferente y que es capaz de iniciar la reacción en cadena que lo caracteriza, en otros sitios a partir de una parte de sí mismo. Casi encaja con la definición de ser vivo.

-Bueno Dra. Athens, solo es una trasformación, se libera energía. Llamarlo “una forma de vida” me parece muy exagerado. Cuando encuentre una llama, que no emita calor y que me hable, tal vez considere la posibilidad de formas de vida gaseosas del espacio exterior –dijo jocoso-.

-No digo que el fuego sea una forma de vida, solo que de existir una posible forma de vida gaseosa...

En ese momento se escucho una serie de ruidos sordos. El Venerable 438, apartó algunos libros en los que se encontraba prácticamente enterrado, produciendo un pequeño alud bibliográfico. Hacia casi dos meses que estaba entregado a la lectura ininterrumpidamente. Y creyendo que podía hacer una aportación a la discusión cerro su ejemplar de “La comunicación animal, un enfoque zoosemiótico” y les dijo:

-Después de leerme la Iliada y la Odisea, leí un libro judío muy antiguo, del que recuerdo algo que tal vez os interese. Y cito de memoria:

“ [...] Moisés notó que la zarza estaba envuelta en llamas, pero que no se consumía, así que pensó: «¡Qué increíble! Voy a ver por qué no se consume la zarza.» 
Cuando el Señor vio que Moisés se acercaba a mirar, lo llamó desde la zarza: [...]”.

-Encaja muy bien con su hipótesis Franc. 

Dicho esto, reabrió el ejemplar y continuó con su lectura a velocidad humana.  

“Bueno, Franc, ahí los tienes, enviémosles un mensaje”. Dijo Athens, sin saberse si lo decía en serio o en broma.



Reparto.


El Monstruo de Frankenstein como Franc.


Susan Calvin como Dra. Athens.


438, como el Venerable 438.

lunes, 29 de agosto de 2011

Informe exobiológico.

Moscú, vista desde el espacio.
Imagen solo enlazada.

Zhss, se paró con su grave vaporosidad característica a poca distancia de sus interlocutores, mezclados (literalmente) en el último cotilleo del departamento.  

Y empezó:

Queridos vapores, atiendan, creo que les interesará.

Como saben, se han detectado señales electromagnéticas complejamente moduladas con origen en un remoto planeta enano.

Se ha podido comprobar que la atmósfera del planeta es muy poco densa para soportar vida inteligente, es decir, no es posible que se formen asociaciones de partículas gaseosas que cerradas al medio inicien interacciones sincrónicas.  Sin contar que hay corrientes; vientos; algo incompatible con la aparición de la vida gaseosa. Pese a que ya hay documentadas muchas formas de vida sólidas y líquidas, es inconcebible la aparición de autoconciencia en esos estados. Sin embargo, solo una entidad consciente puede enviar mensajes de la complejidad que hemos recibido.

Gracias a potentes técnicas de microfísica aplicada a la macrofísca, hemos podido recoger datos del planeta, y se ha determinado que existen en su superficie organismos gigantes de contornos ameboideos, que pueden oscilar entre unos centenares de metros a kilómetros.

En casi todos hemos detectado un núcleo primigenio, más antiguo, en ocasiones, y solo en una zona del planeta, de casi mil veces el ciclo del mismo alrededor de su estrella. A este le sigue un área de menor densidad de estructura semiazaros y finalmente un área extensa de crecimiento ordenado.

Durante un tiempo hemos podido comprobar que existen pequeñas corrientes, flujos entre las células que componen esos extraños organismos sólidos. Cuando no está iluminado, tanto los flujos, como las células emiten fotones.

No existe duda que se trata de la circulación de esos organismos. Hace unos siglos se envió una sonda a un sistema similar al de ese planeta para encontrar pruebas de la existencia de formas de vida sólidas, algo que se consideraba posible desde el punto de vista teórico. Fue un tremendo éxito. Causo una gran conmoción en la comunidad científica ver como los organismos hallados eran capaces de imitar la organización biogaseosa por medio de hacer circular fluidos entre sus elementos sólidos. La sorpresa fue incluso mayor al descubrir como algunas de sus moléculas líquidas eran capaces de capturar otras gaseosas de forma discreta. La forma más común de esas moléculas tenía átomos de hierro.

La cuestión es que esos flujos de elementos, que son capaces de emitir fotones al igual que las células, tienen una alta concertación de hierro. Es por eso, que tenemos evidencia suficiente para asegurar que son seres  de la misma naturaleza que los encontrados hace más de un siglo por la expedición galáctica de busqueda de vida sólida. 

Desgraciadamente, la emisión no se ha vuelto a producir, pero se ha comprobado que esos seres continúan emitiendo una especie de caótica áurea electromagnética local.

La hipótesis principal, es que esos organismos debieron albergar dentro de sus gigantescas estructuras bolsas de gas en donde se daba la conciencia. Es posible que recientemente hayan sufrido alguna epidemia que rompiera el delicado equilibrio, quedando solo sus funciones básicas. Los organismos encontrados por la misión eran muy sensibles a las horadaciones; si se les hacia un agujero, perdían su líquido y morían. Imagínense lo inestable de esta solución evolutiva.

Concluimos que en el otro extremo del universo, floreció una fugaz forma de vida inteligente, de la que ahora solo podemos observar su forma primitiva. 

Entonces ¿La Dra. Bruma y aquel etéreo becario...? -saltó un profesor despistado- 

Y Zhss, ofendido, les espetó un; "quizás antes de intentar comunicarnos con los confines de la galaxia, deberiamos tenerlo dominado en el departamento". Y se marcho, enfadado, rodeado de pequeños relampagos. No por nada le llamaban Zhss.   

sábado, 27 de agosto de 2011

El nido del cuco.


En un libro de enfermería de salud mental, se señala la inquietante opinión de una profesora de enfermería que afirma que podemos entender la enfermería de salud mental de dos formas:

1. Como una disciplina servil y una extensión de los mecanismos psiquiátricos de control social, para la contención y corrección policial de los marginados, por medio de una serie de prácticas y tratamientos defensivos y de custodia,  acríticos y frecuentemente iatrogénicos, fundamentados en una epistemología falsa y sobre un equivocado entendimiento de lo que son, en general, los problemas de la existencia humana, denominándolos en su lugar como 'enfermedades mentales'.

2. Como un conocimiento y un arte que actúa principalmente mediante el trabajo junto a las personas con problemas de salud mental, ayudando a los individuos y sus familias a encontrar maneras de afrontarlo en el aquí y ahora (y pasado); ayudando a la gente a descubrir y atribuir significado a sus experiencias individuales; explorando oportunidades para la recuperación, la superación y el crecimiento personal, utilizando como medio la "relación terapéutica".

Bibliografía.
Barker, Phil. (2009). The nature of nursing. En Barker, Phil. (Ed.) Psychiatric and Mental Health Nursing. The craft of caring (pp. 3-11). London: Hodder.

viernes, 26 de agosto de 2011

Cuando remedio y mal son caras de la misma moneda.


A principios de S.XX algunas enfermeras documentaron éxitos clínicos en el tratamiento de enfermos mentales. Pese a eso se les impidió que continuaran tratando a pacientes, con el pretexto de no infundir una falsa esperanza a los familiares.

Barlow D., H. Duran, V., M. (2004). Psicopatología. Madrid: Thomson. (Pág. 15).

No es tan extraño, considerando que gran parte del trastorno puede depender no tanto de la alteración del sujeto en sí, como de cómo este sujeto interacciona recíprocamente y de forma dinámica con su contexto social. En la "salud mental" existen componentes ideológicos, sociales, culturales, de etologia humana, políticos y administrativos que no pueden explicarse sobre bases biológicas.  Así, que con los simples cuidados de enfermería algunas personas alcanzaran una recuperación mental no es en absoluto extraño. Al contrario, bajo ciertas perspectivas del origen de la etiología de muchas alteraciones de la conducta, podría ser lo lógicamente esperable. Sin embargo, se despreciaron los resultados por no cuadrar con los dogmas.

También he encontrado algo interesante.


Este documento apunta a la publicación en 1885 del “Handbook for attendants on the insane” (manual para asistentes de los enfermos mentales), que se puede considerar el inicio de la formalización del cuidado mental en enfermería.

Aquí tienen una copia digital del original:


Es interesante notar que “Notas sobre enfermería: qué es y qué no es” de F. Nightingale, texto fundacional de la enfermería, data de 1859. 

La formalización del cuidado enfermero en salud mental.



En un manual americano de enfermería (Clarke y Walsh, 2009) se señala a la publicación del Handbook for attendants on the insane” (Manual para asistentes de los enfermos mentales), como el punto en que el cuidado enfermero a enfermos mentales se formalizó en 1885. Nosotros hemos encontrado un ejemplar del mismo título, editado en el Reino Unido en 1877.

Y no hemos querido dejar escapar la ocasión de entretenerles con curiosidades halladas en el que podría considerarse el primer manual de enfermería de salud mental.  

Instrucciones especiales para asistentes (1877).

1. No pierda de vista del paciente, por temor a que escape.

2. Administrare solo el medicamento prescrito.

3. Indique cualquier cambio en el comportamiento o en la conversación al médico.

4. Señale cualquier alteración en su salud general, tales como el estreñimiento, pérdida de apetito, languidez, somnolencia, apetito voraz, síntomas de suicidio, e irregularidad menstrual, y avise de inmediato. También diga como cada uno de estos síntomas influyen en la salud general y el estado mental del paciente.

5. Sea muy cuidadoso en sus conversaciones y no hable con el paciente de los asuntos del asilo o de otros pacientes.

6. Si acompaña al paciente fuera  del asilo no le permita hablar con extraños, enviar cartas, o entrar en bares. Esto último es muy grave y el cuidador que lo permitiera podría ser despedido.

7. Muestre un comportamiento amable, considerado y cortés, no se resienta por lo que un paciente le haga, recuerde que la persuasión y la bondad son mejores que la fuerza y ​​las palabras severas, y le ayudaran a que el paciente le respete. 

8. Nunca exprese sus opiniones a los familiares o a los amigos del paciente en cuanto a la evolución del caso, pero remítalos al médico, el único que puede dar una opinión correcta.

9. Entréguele todas las cartas escritas por el paciente al médico, para enviarlas a su discreción, y no lo haga usted mismo. Permitir que los pacientes que envíen cartas puede provocar mucha ansiedad a sus familiares y amigos. 

10. No acepte sobornos o dinero de un paciente

11. No use contenciones que no han sido ordenadas por el médico, y no deje solo a un paciente contenido. 

Bibliografía.

Clarke, V., Walsh, A. (2009). Fundamentals of Mental Health Nursing. Gosport: Oxford University Press.

Winslow, F. (1877). Handbook for attendants on the insane. London: Spottiswoode and Co.

jueves, 25 de agosto de 2011

S.XIX la observación, S.XX el análisis y el S.XXI la síntesis.

Las criaturas de Jasen, algunas tienen "cerebro" (min. 6:40) :-0


Y más psicología sintética (o cibernética, o como se le quiera llamar), con los  vehículos de Braitenberg.

miércoles, 24 de agosto de 2011

Maturana y Varela.


Imágenes solo enlazadas. 
Me ha llamado la atención como según me parece entender de Maturana y Varela (en las imágenes) , biólogos chilenos de reconocido prestigio e impresionantes trayectorias, afirman que cuanto menos, la metáfora del ordenador para representar la mente es inadecuada.

En su libro divulgativo “El arbol del conociminto”, muestran como los organismos vivos, tienen algunas características definitorias como la autopoiesis y la clausura operacional. La cuestión de la recursividad es clave en su planteamiento.

Ofrecen una serie de ejemplos para defender su perspectiva, como el ojo rotado de la rana, el lento movimiento herbáceo de la sagitalia en correlación con el medio (nótese que no digo “en respuesta a”), el más rápido del protozoo, pero de naturaleza equivalente al anterior. La correlación sensomotora de un protozoo y una bacteria con sus respectivos flagelos respecto al medio. La hida, que conecta en una simple red nerviosa diferentes tipos de células. Y como en animales superiores, las redes interneurales, alcanzan una complejidad asombrosa, conectándose a ellas mismas y consiguiendo una casi ilimitada cantidad de estados posibles. Ahora bien, el principio subyacente, biológico, de la conducta es siempre el mismo.

Compara lo que nosotros consideramos “conducta”, con el punto de vista de un operador de submarino, que desde fuera diríamos que ha emergido, superado los escollos, pero para él, solo habría navegado de acuerdo a los indicadores. No hay un dentro-fuera para el submarino tal como lo observa el bañista. La definición de la conducta depende del observador.

Así, el cerebro no recibe inputs y produce outputs. El medio “gatilla” o dispara ciertos elementos del sistema. La mente no es, según los autores, ni solipsista ni representacional. No es solipsista (no es autista, por decirlo así) ya que se mantienen correlaciones continuas entre el medio y el organismo. Y no es representacional ya que organismo no se hace un “mapa” del exterior, la arquitectura del sistema establece lo que es posible y lo que no, el medio gatilla entre “diferentes dinámicas de estados”. Como ellos dicen:

“El sistema nervioso no “capta información” del medio como a menudo se escucha, sino al revés, trae un mundo a la mano al especificar qué configuraciones del medio son perturbaciones y qué cambios gatillan éstas en el organismo. La metáfora tan en boga del cerebro como computador, no es sólo ambigua sino francamente equivocada”.

Realmente para nosotros la ilusión y la realidad es indistinguible. Parece que vivimos (o somos) en una estructura dinámica que correlaciona con el medio. Pero, realmente no tiene sentido hablar de realidad o no.

Prescindir de ciertos marcos arraigados en el pensamiento occidental, podría ayudarnos a comprender mejor, ciertos fenómenos alterados como los delirios y el autismo (de forma genérica y no DSM-forme) y otros como el lenguaje, que Maturana también trata, pero de una forma obligatoriamente más filosófica.

domingo, 21 de agosto de 2011

El dios egipcio de la sabiduría en la estación.

Tras que un pobre mortal invocara en una estación de tren de Tarragona al dios egipcio de la sabiduría, al mismísimo creador de la escritura con cabeza de ibis de un cubo de figurillas baratas en que dormitaba con el resto de sus hermanos. Thot, inspeccionó la estación, y se marcho a conocer este extraño mundo en las entrañas de otro dios, que tiene de AVE, más que la cabeza. 




La percepción y la realidad incognoscible.



Quería utilizar esta imagen, de la estación del tren de alta velocidad de Tarragona, para hablar de la percepción y la realidad. Viene a ser una alegoría del mito de la caverna de Platón. Nuestro mundo es como esa imagen fantasmal del edificio, como un reflejo de una realidad a la que no podemos acceder directamente.

No es absurdo decir que los seres más apegados a la realidad son las plantas. Un árbol, por ejemplo, carece de órganos para procesar la información a un nivel superior del que le ha sido dada. Interactúa con el medio de forma parecida como nuestro estómago interactúa con el alimento.

Ya los primeros seres móviles necesitaron un centro neurálgico para ello, subiendo en los niveles de complejidad, cada vez los seres consiguen un marco de interacción más libre.

La aprehensión de la realidad exterior ha sido un largo camino de nuestros órganos y nuestros sistemas de procesamiento. Nuestro sentir y pensar se ha amoldado a sacar el mejor y máximo sentido de ese mundo externo. No nos han de sorprender pues, nuestros sesgos de razonamiento (que posiblemente no sean más que heurísticos sucios y rápidos, que otra cosa) y lo fácilmente que caemos en las ilusiones.

Nuestros sentidos han emergido del medio, asumiendo algún tipo de orden. ¿No hay realidad externa entonces? Podríamos decir. Bueno... podemos presumir que en ese medio, existirá algún tipo de orden, de estabilidad, que posibilitó el seguimiento de esos órganos físicos y mentales, con los que posteriormente, ordenamos a un mayor nivel ese mismo medio.

En los humanos (y quizás en algunos animales), la capacidad de articular símbolos como el lenguaje común o el matemático (en humanos), nos permite crear estructuras que aplicamos en nuestras percepciones; dándoles sentido. El mundo tiene ciertas repeticiones, pero es nuestra mente la que establece el orden.

Piaget estableció una solución media, con la asimilación y la acomodación a como el medio y el organismo se conformaban. Como de la acción surgía el conocimiento. Un dibujo no está ni en el lápiz ni en el papel, surge justo, de la interacción de ambos.

Tal vez como diría Ortega y Gaset (1), deberíamos intentar hablar menos e intentar adivinarnos más. Otra expresión conocida, es la de Wittgenstein, que decía que “si un león hablara, no le entenderíamos” (2). En ocasiones me parece que la comunicación no existe tal como la creemos. Pondré un ejemplo de lo que quiero decir. Tenemos dos ordenadores con un sistema operativo, Windows por ejemplo. Y cuando entre ellos se pasan el pulso “01010”, su sistema esta programado para abrir el “bloc de notas” y escribir “Hola”. Esos dos ordenadores, se entienden, podemos decir. Ahora bien, un buen día le pasan ese pulso a un ordenador con un sistema Linux, y otro día, le conectan un cargador USB para cargar unas pilas y también lo saludan con un “01010”. La comunicación, no está en ese significado, el significante (por utilizar términos apropiados), esta en el sistema; viene de fábrica. Es por eso que en ocasiones nos sorprendemos que las palabras digan tan poco y que dos personas se puedan entender sin decir nada. Y evidentemente, si un león nos hablar, no le entenderíamos más allá de las perogrulladas que quisiera decir para iniciar la interacción, por muy bien que construyera las frases.

Notas.

(2) Hofstadler, Douglas R. (2005). Gödel, Escher, Bach. Un eterno y gracil bucle. Barcelona: Tusquets. Pág. 757.

(1)Ortega y Gaset. La rebelión de las masas. (no me apetece escribir la cita completa)

Y una frase de postre. De un nominado al Nobel en medicina y fisiología (pese a que no se le concedió).

 " No es cierto que los seres humanos somos seres racionales por excelencia. Somos, como mamíferos, seres emocionales que usamos la razón para justificar u ocultar las emociones en las cuales se dan nuestras acciones. "

Estatua de Mazinger Z en Tarragona.

La figura se encuentra el la Urbanización "Mas de la Plata". 


Aquí tienen el lugar en Google Maps.


Y alguna foto más.




Luchamos y fuimos derrotados.



jueves, 18 de agosto de 2011

Recomendaciones cinematográficas.

Recomendaciones cinematográficas, que me han hecho hoy.  En cuanto pueda intentaré verlas. Pero, de momento, les traslado la recomendación.

Una es un reportaje sobre la lobotomía y su promotor. Dirigida por Juaquim Jordà

Y la otra, sobre un caso real, en que los anhelos eugenésicos de una madre para con su brillante hija, que llegó a cartearse con Freud y H.G.Wells, terminaron en tragedia. Dirigida por Fernando Fernán Gómez.



miércoles, 17 de agosto de 2011

Tres sabios y la locura.





En la anterior entrada, hice una referencia a Cantor, Russell y Gödell, comentando como Russell demostró la inconsistencia de la teoría de grupos de Cantor y Gödell la inconsistencia de todo el marco matemático que pretendía crear Russell. Lo curioso, y el motivo de esta breve entrada es que de repente me parecen un curioso sandwich.

Verán, hoy me han prestado un libro de divulgación matemática de “El País” (bueno, de hecho un par), en el ejemplar “Un descubrimiento sin fin. El infinito matemático”, donde aparece una nota biográfica sobre Cantor.

Como es sabido, Gödell padecía un trastorno mental severo, hasta el grado que al morir su esposa, él pereció de inanición ante el agravamiento de sus delirantes temores de ser envenenado. Lo que desconocía es que Cantor requirió múltiples ingresos psiquiátricos (posiblemente por un trastorno bipolar), a los cuales acudía voluntariamente. Excepto, según dice la nota, el último que se produjo el mayo de 1917 en Alemania, de forma forzosa. Perdida su fortuna y estando el país perdiendo el conflicto bélico, Cantor se dirigió en sucesivas ocasiones a amigos y familiares quejándose de frío, hambre y soledad. Ya no salió de allí; murío el 6 de enero de 1918.




lunes, 15 de agosto de 2011

Tabla de niveles de libertad.

Esto viene de un debate en un foro de psicología. Lo rescato aquí. 

Estableceremos cuatro niveles de libertad, que llamaremos; simbólico (lógico), físico, moral y conveniente. Los tres últimos son en los que Dios o el Dr. Manhattam podría operar, en los dos últimos el ser humano y los animales solo en el último.



Nivel Lógico. Decible e indecible.

Hay cosas que existe la posibilidad de decir teniendo un sentido. “El oro es rojo”, “Yo soy yo”, “dos más dos son cuatro”. “El Sol mide 20 cm de diámetro”. Sean ciertas o no, las llamaremos cosas decibles.

Y cosas imposibles de decir dentro de un sistema recursivo (que genera cadenas o teoremas a partir de reglas), Han tratado el asunto: Russell (que le aguó la fiesta a Cantor, al mostrar la inconsistencia de la teoría de grupos) o Gödell (que se la aguó a Russell y su “Principia Matemática”, al frustrar las pretensiones de este último al demostrar la imposibilidad de crear un sistema completo y coherente). O
Wittgenstein, que estudió con Russell, y trató el tema de lo inexpresable desde un punto de vista lógico-filosófico.

Hay paradojas que muestran el problema, como la típica de afirmar: “soy un mentiroso”, la de Russell, o la de Grelling.

Vienen a crear un contrasentido. Del tipo “x es y x no es”.

Ejemplificaremos las limitaciones de libertad de ese nivel, con un ejemplo: un ser todopoderoso no tiene libertad para crear un piedra que no pueda levantar (o no tenga libertad para). Por eso decimos que en el nivel lógico existe una barrera absoluta a la libertad.

Nivel físico. Posible e imposible.

En general no existe libertad para hacer cosas en contra de las leyes/restricciones físicas, a menos que se tenga la libertad de cambiarlas.

Por ejemplo, ahora tenemos la libertad de poder vivir a más de 100km de nuestro lugar de trabajo ya que disponemos de los recursos técnicos.

Otros ejemplos de falta de libertad a ese nivel serian: Comprarse un yate siendo un obrero. Sobrevivir a una decapitación.

Si deseamos considerarlos en términos de probabilidades, digamos probable/improbable, pero por comodidad y claridad, vamos a considerar la posibilidad y la probabilidad como términos sinónimos.

La información que disponemos para actuar la consideraríamos a este nivel (planos/mapas, tecnología, referencias ciertas).

Los “dioses” y el pensamiento son capaces de operar a este nivel de libertad.

Nivel social. Funcional/disfuncional

Este sería el nivel en que popularmente se entiende que empieza a operar la libertad humana. Un ejemplo es el conocido “la libertad de uno termina donde empieza la de los demás”.

Ejemplos del ejercicio de la libertad a ese nivel seria el trabajar o vivir de la delincuencia. Dialogar o atacar. Contribuir a la sociedad o autodestruirse. Atender a los hijos o dejarlos abandonados para irse de juerga. Tampoco son necesarias las dicotomías, la división funcional/discunfional (o moral/imoral si se desea) es artificiosa utilizada para ordenar de alguna forma la libertad de acción a un nivel interpersonal.

Consideraremos lo inmoral como lo que va en contra de la calidad o la longitud de la vida del grupo. Considerando también que hay pocas acciones o elecciones plenamente individuales.

No se considera si las acciones son buenas o malas, el humano tiene libertad para elegir que hacer a este nivel (cosa que no sucede en los dos anteriores). Es decir uno es libre de cometer delitos si dispone de los recursos, pero la sociedad actuará sobre el sujeto colocándolo en un nivel de libertad físico. (Por ejemplo, poniéndolo en prisión).

Nivel individual. Conveniente/inconveniente.

Este es el nivel de libertad común de todo hijo de vecino. Son decisiones decibles, posibles, morales. Pero que pueden sernos de interés o no. La posibilidad de acción va a depender solo de nuestra voluntad.

Ejemplos de este nivel:
¿Salir a cenar o quedarse en casa?
¿Dónde vivir?
¿Cómo vivir?
¿Me hago un tatuaje?
¿Me voy de voluntario a Chiquiristan?
¿Suelto un rollo sobre la libertad?


Bibliografía.

  • Michael A. Arbib. (1987). Cerebros, máquinas y matemáticas. Madrid: Alianza Universidad.
  • Douglas R. Hofstadter. (2005). Gödel, Escher, Bach. Un eterno y grácil bucle. Barcelona: Tusquets.
  • John Heaton. (2002). Wittgenstein para principiantes.Buenos Aires: Era naciente


miércoles, 10 de agosto de 2011

La delirante condición humana.

 Imagen solo enlazada.

"Entonces, ¿cuál es el método terapéutico de Wittgenstein? No le interesan los argumentos para sostener una teoría, como ocurre en gran parte de la filosofía tradicional.
Más bien nos enseña a utilizar una capacidad crítica desestabilizadora, con el fin de fracturar las unidades artificiales que construimos con la mente, para que podamos distinguir las diferencias."

En: John Heaton. (2002). Wittgenstein para principiantes.Buenos Aires: Era naciente

¿No daremos siempre vueltas a las mismas cosas? Redescubriendo la sopa de ajo, vez tras vez. Mire señorita:
http://es.wikisource.org/wiki/Tao_Te_King

martes, 9 de agosto de 2011

Código Da Asakinci

[img]http://snk-seiya.net/guiasaintseiya/gif%20web%20arpa.gif[/img]¡Oh! Divina [b][color=#BF0000]Asakamaya[/color][/b][img]http://snk-seiya.net/guiasaintseiya/gif%20web%20arpa.gif[/img]


[img]http://3.bp.blogspot.com/-SItuYoXtwlU/Tslrx0VfRWI/AAAAAAAAApI/3MDOWMQ3xSQ/s1600/mm.jpg[/img]


[img]http://2.bp.blogspot.com/-3trsdsSHDhM/Tsomh3rhbsI/AAAAAAAAApQ/arf6zDGdvV8/s1600/pinkfreud.JPG[/img]

lunes, 8 de agosto de 2011

Notas de cata de un Don Simón que lleva 2 meses en la nevera.



 Imagen solo enlazada
Bodega: J. García Carrión.
D.O./Zona:
Desconocido (envasado en Murcia)
País:
España
Tipo de vino:
Blanco sin crianza
Graduación (vol):
11%
Varietales:
Desconocido
Precio aproximado:
De 0’6 a 1,2 euros

Color. Amarillo pajizo, brillante.

En nariz, suaves notas de melaza y yogurt, rotas por un fino aroma a gasoil, ajo y cartón mojado.

En boca, avinagrado, picante, desestructurado y de final acuoso.

Notas.

Soledad

Al Oeste del lago Kivú los gorilas se suicidan en manadas numerosísimas.

En el Monasterio de Veruela, nos llamó la atención el lorquiano título de un libro de poesía expuesto frente a las taquillas, de un tal J.A. Gomez, con el que rotulo este post. 
Más tarde, en una exposición dentro del recinto, nos topamos con una inquietante y primatológica naturaleza muerta. Un par de chimpancés y un orangutan, que consiguieron resistirse a aquella pulsión de muerte que arrastró a sus primos en el Gran Valle del Rift, para, voluntariamente darse a la ciencia decimonónica. Y así, trascenderse, disecados; como los faraones y los insectos. Para terminar envididiando la anónima eternidad de sus primos, mientras acompañan a un absurdo maniquí en una estampa .

Aquí les dejo un fragmento de la lámina. 

jueves, 4 de agosto de 2011

Otro cuento del fraile.


El fraile tomaba el sol a la puerta de la iglesia, con una mujer joven y un hombre de cierta edad, las familias los dejaban con él mientras iban a segar.

La una decía ser la madre del Señor y el otro tenía un mono en la mente, que saltaba de rama en rama y un rostro de pan seco. Tranquilos y amables, con algo de vino de misa y entretenidos con los relatos del fraile pasaban el día.

Pero un día llego una mujer extraña, vestía una túnica, como las de los antiguos griegos. Y se puso a hablar con la mujer, que le dijo que era la madre del Señor. Ésta lejos de sorprenderse, le dijo que para un perro, un santo es solo un madero, pero para el hombre puede ser muchas cosas.
“¿Puede ser un santo un madero?” -Le pregunto-.
La mujer joven, abrió mucho los ojos, lazó alguna mirada furtiva al fraile y dijo dubitativa: “Puede ser”.
“Puede ser que tu seas solo la mitad de lo que dices, que no hayas tenido ayuntamiento pero que no seas madre” –le respondió la otra-.
“Puede ser”, -dijo contrariada-, “pero yo creo que sí”.
“¿La voz del Señor te lo ha dicho?” Preguntó la mujer de la túnica.
“No, nunca escuche voz divina, pero el trino de los pájaros, el movimiento de una rama, son signos, me dan a entender una voluntad sagrada.”
A lo que la extraña le preguntó “¿puede ser un hablar indescifrable con la que el señor nos habla a todos? Mira: ¿qué pone en el grabado sobre esas piedras?”
“No sé leer señora”.
“Podría poner cualquier cosa si tu quisieras. Yo digo que pone “soy una montaña””.
“Pero señora, sí es la iglesia”.
"Entonces, ¿puede que ponga: “soy la iglesia”?”
"Yo creo que eso debe poner". 
"Entonces, puede también que todas esas señales de un lenguaje desconocido con que el universo habla a nuestra sensación, no signifiquen que seas quien dices ser".
"Puede ser" –respondió confusa-.

El fraile se mesó la barba, reflexivo. El mismo nunca se puso a razonar con la mujer, ni aun es sus días más tranquilos. La Superiora, en el convento, se satisfacía cuando encontraba esas expresiones extrañas. Como si hallara una señal, una prueba. Igual que el barbero cuando alguien tenía fiebre o se le movía en brazo roto por donde no había articulación. Nadie le podía discutir el signo del cuerpo. Un brazo roto, no se une y se separa. La Razón Rota esta escrito que debe estar rota para decir que es una Razón Rota, de lo contrarío, qué prueba tendrá la Superiora para su saber.

Y el fraile se quedo meditando, como ensimismado. Y sin saber por que, pensó en su viejo barreño gastado. El recipiente puede estar ajado, pero y el agua que contiene no puede rasgarse. Se ve como el mal infecta en cuerpo con pestilentes miasmas produciendo; fiebres, sudores, edemas y toda suerte de llagas y excreciones. Pero cuándo el diablo infecta el espíritu ¿cómo se ve? Sin duda, la marca del mal ha de permanecer en el alma, igual que la llaga en la piel o el quebranto en el hueso, tal como es fe en el convento.

Pero esta mujer, vestida con una antigua túnica, hacía dudar a aquella mujer de su idea fija idea.

Después aquella señora, majestuosa, como llegada de un país extraño. Se dirigió al hombre que solía hablar insensatamente, que repetía palabras, que otras veces solía estar callado con una melancolía sin tristeza. Y le dijo algo que el fraile no pudo oír, parecía un chascarrillo, una broma. Y aquel hombre con el mono que saltaba en su mente, con su cara de pan seco, se rió. Una risa tímida, casi un poco forzada, pero rió.

Una vez, la Superiora le dijo al fraile que ese hombre no podía reír, que ese era parte de su embrujo, que así lo decían los textos sagrados.

Asombrado ante estos prodigios, el fraile se levanto y fue a llevarle la noticia a la Superiora, en el convento.

Llegó casi sin aliento, asombrado. “¡Superiora!” –exclamó-, “La mujer que dice ser la madre del Señor, y el hombre de la cara de pan seco y el mono en la mente, aquellos que sus parientes dejan en la iglesia mientras van a segar. Llego una mujer. Y ella ya no está segura de lo que dice y él rió”.

La superiora arqueó una ceja.
“Esos prodigios que cuentas no pueden ser” –sentenció-.
“Yo lo he visto” -respondió el fraile-.
“Es normal que en tu condición de sencillo fraile lo interpretes así. Eres anciano ya y de fe probada, pero movido por buenas intenciones ves cosas donde no las hay. De lo contrario quizás sospecharía de herejía” dijo como distraída, sin dale importancia, la señora del convento.

Y continuó hablando:
“Pero si lo que dices es cierto, si esa mujer duda, si ese hombre ríe, tal vez se trate de un embrujo de esa extraña mujer. O quizás esos labriegos, sean farsantes y se aprovechen de nuestra misericordia y debamos arrojarlos a la casa del encierro. Porque según mi saber, ni ese hombre puede reír, ni esa mujer dudar.”

El fraile, suspiró, y dijo que estaba ya viejo, y que quizás pasaba demasiado tiempo observado las aves, o charlando con quien no tenía discurso. La Superiora sonrió indulgente, como una hija con su anciano padre y él se fue.

A las puertas de la iglesia encontró a la mujer vestida con una túnica. Y por la forma como estaban con ella, aquel hombre y aquella mujer, casi le parecieron simples campesinos normalizados.

Y se acercó, a la extraña mujer para pedirle, con pesar, que se fuera, que allí no era bien recibida. Y ella se giró, y mirándolo le dijo, con una voz serena, fuerte y cálida: “A ellos se les podría sanar, pero solo si el mundo deseara sacudirse su propia locura. No te inquietes fraile, me marcho”.

Avergonzado, el fraile bajo la mirada, e hizo entrar al hombre del mono en la mente y la cara de pan seco y a la mujer que creía ser la madre del Señor en la iglesia, les sirvió un poco de vino y rezaron juntos.

miércoles, 3 de agosto de 2011

Szasz

Szasz es una figura de referencia en la crítica psiquiátrica. Aquí tienen un breve artículo sobre el tema. Anti-psiquiatría: Deconstrucción del concepto de enfermedad mental.  Y un prólogo de Antonio Escotado  de un libro del autor: SZASZ

En este vídeo critica el TDAH, ¿exagerado? Yo no sé, pero manuales técnicos señalan no pocas  dudas y reservas respecto a las clasificaciones y etilológia de diversos problemas de conducta. Sin llevarlo al extremo, es interesante tomar en cuenta estas críticas. Sin duda, existe la posibilidad, ante las dificultades de manejo de la conducta infantil, de recurrir a una especie de tarjeta de crédito de la crianza. Y si no hay más remedio, qué se le va a hacer; pero siempre mejor prescindir de los créditos y de la comida rápida. 

Embriología de la Bestia de Agramonte.